Trujillo

Trujillo fue una de las primeras ciudades fundadas por los españoles al momento de su conquista. Su bahía la convirtió rápidamente en un destino ideal para la navegación de los grandes barcos mercantes españoles.

¡Cuna de gran historia!

La historia de esta ciudad siempre ha estado marcada por eventos de gran importancia; fue el primer sitio de tierra firme en América donde llegó Cristóbal Colón, un 14 de agosto de 1502 y en esa misma fecha se celebró la primera misa en el nuevo continente, convirtiéndose años después en la primera capital de Honduras.

El 14 de agosto de 1502, durante su cuarto y último viaje a América Central, Cristóbal Colón desembarcó en las preciosas costas de Trujillo, sitio que él llamó Punta Caxinas y que actualmente es conocido como Puerto Castilla.

En la ciudad de Trujillo acontecieron varias batallas. Desde el comienzo, fricciones entre los distintos capitanes españoles, más las enfermedades y la resistencia de los indígenas, pusieron en precario a toda la ciudad.

A partir de ahí, la ciudad se convirtió en blanco de piratas y corsarios, no tardó la corona española en verse obligada a destinar recursos para protegerla.

Luego de tantos años de peleas y conflictos, resurgió nuevamente la ciudad, ahora todo quedó en el pasado y se ha convertido en un atractivo turístico ideal para hondureños y extranjeros.

¡Pueblo encantador; rico en atractivos turísticos!

Su gastronomía ha sido parte fundamental de la esencia del pueblo, destacando los platos como el pan y tabletas de coco, el delicioso kazzabe, bebidas como el guifiti, sin faltar los ricos platos hechos a base de mariscos.

Trujillo tiene una gran variedad de lugares turísticos en los cuales sobresalen los siguientes:

Fortaleza de Santa Bárbara, conocida también como El Castillo, fue la primera edificación construida con fines militares por los colonos españoles que habitaron en el.

El Cementerio Viejo de Trujillo es un bonito lugar histórico que vale la pena conocer. Construido en el año de 1800, el Cementerio Viejo guarda historias de todos los antepasados que vivieron en la zona.

Una de las visitas obligatorias si se va a Trujillo es al Parque Nacional Capiro y Calentura, fue declarado como área protegida de Honduras conjuntamente con el Refugio de Vida Silvestre Laguna de Guaimoreto en 1992.

Su nombre se debe a las dos cumbres más altas que posee: Capiro con 667 msnm y Calentura con 1,235 msnm. Debido a su gran altura, la montaña Calentura ofrece la mejor vista para poder divisar la Bahía de Trujillo.

Trujillo y sus alrededores engalanan las tierras hondureñas, es por eso que hoy es considerado como uno de los pueblos que desborda encanto en el país.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Entradas Relacionadas