Santa Lucía

 

La bella ciudad Santa Lucía se sitúa a pocos kilómetros de Tegucigalpa, a una altura cercana a 1,500 metros sobre el nivel del mar, contando con un población aproximada de 8 mil habitantes.

Santa Lucía, como la mayoría de los pueblos mineros de la colonia española, está construido en las laderas de las montañas en donde se encontraba el mineral, por la cual no tiene la traza rectangular que los españoles dieron a las demás ciudades a las cuales llegaron.

Aunque no se sabe a ciencia cierta quienes fueron los primeros habitantes que residieron en la zona, se cree que fueron tribus lencas, Chorotegas o Xicaques.

Santa Lucía es conocida con el nombre de Surcagura, que significa “Lugar que tiene Ranas”, y en el pasado formaron parte de los distritos mineros de Tegucigalpa a principios del siglo XVI.

Su encantadora historia

En 1920, Santa Lucía aparece en la división política de Honduras como municipio. Conformado actualmente por 7 aldeas y varios caseríos que destacan en el departamento de Francisco Morazán.

La cultura de Santa Lucía destaca por ser el resultado de la creatividad humana como las obras de la creación estética como la arquitectura, pintura, escultura, música danza y artesanías.

Este municipio cuenta con la riqueza cultural, una gran historia colonial, y posee un Casco Histórico declarado por el Congreso Nacional de Honduras como monumento Nacional según Decreto 156-2003.

¡Con una variedad de atractivos!

Santa Lucía cuenta con una gran variedad turística para deleitarse los fines de semana. Son cientos las personas que asisten a este pueblo para poder desesterarse de  la vida cotidiana.

En la plaza central del pueblo, se encuentran un sinfín de microempresarios que venden diferentes tipos de gastronomía tradicionales del municipio y de Honduras.

Platos típicos como la sopa de mondongo, sopa de pollo, sopa de res de frijoles y de tortilla son las más apetecidas por los diferentes comensales que llegan a la zona.

Su atractivo principal es La Laguna, siendo una joya de la naturaleza que adorna y complementa el hermoso paisaje del pueblo, la puedes disfrutar paseando en botes de remos que hay disponibles en el sector.

En la famosa laguna residen peces, patos y tortugas, entre otros animales, los cuales engalanan el lugar con sus colores, cantos y atractivos movimientos.

Otros atractivos que destacan son el Mirador el Cerrito de la Cruz, que es muy visitado porque se puede ver la capital y tomarse fotografías de recuerdo con los seres queridos.

De igual manera, las personas que visiten este Pueblo con Encanto podrán visitar el Parque Municipal, la parroquia Cristo de las Mercedes, Antiguo Cabildo Municipal y la gran diversidad de viveros que abundan en toda la zona.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Entradas Relacionadas