Catacamas

El Pueblo con Encanto con más producción agrícola del país

Catacamas es el municipio más grande de Honduras y Centroamérica, pertenece al departamento más grande del país, su tamaño equivale a casi toda el área de Olancho. También es un Pueblo con Encanto, merito que ha adquirido por la belleza de su lugar y la hospitalidad de su gente.

El atractivo municipio se encuentra aproximadamente a 4 horas de la capital de Honduras, Tegucigalpa, exactamente a 210 kilómetros si se conduce vía terrestre, pero también se puede llegar vía área por el aeropuerto “El Aguacate”.

El origen de su nombre se dice ser de Atiacamani, una de los nombres que tenía la diosa del agua entre los aztecas. También su nombre se atribuye a significados lencas Tawahka y Tolupán.

Rubro principal

El municipio cuenta con un aproximado de 125,333 habitantes que en su mayoría se dedican a la agricultura y la ganadería, ya que es un rubro que se mantiene con mucha fuerza en el lugar.

El esfuerzo de su gente, se concentra en la crianza de ganado bovino, porcino, el mantenimiento de haciendas con alta producción lechera y el procesamiento de lácteos de la más alta calidad, los cuales son de la preferencia de todos los hondureños.

De igual manera posee una producción de granos básicos importantes en la dieta del hondureño, como ser frijoles, maíz criollo y maíz MG. También se dedican a la cosecha de tubérculos que han sido de tradición prehispánica.

Las personas que visitan por primera vez Catacamas, se enamoran de sus atractivos y de la calidad de su gente, aspectos que hacen que la aventura sea siempre más interesante.

Principales atractivos

La ciudad de Catacamas se viste de fiesta para su feria patronal, misma que se desarrolla a partir del 3 de octubre de cada año, en honor al santo patrón, San Francisco de Asís, estructura religiosa que es presentada en la iglesia católica y que forma parte de su patrimonio cultural y religioso.

El pintoresco municipio cuenta con dos plazas muy amplias, al igual que el Cerro de la Cruz, una estructura construida y ubicada en lo alto del cerro aledaño a la iglesia católica, el cual cuenta con 600 gradas que al llegar a la cima se puede apreciar el valle con una vista espectacular.

También se encuentra en el municipio la montaña de Piedra Blanca, que es parte del Parque Nacional de la Sierra Agalta, que posee en su interior una diversidad de especies botánicas coníferas.

Y como no mencionar a las icónicas Cuevas de Talgua, un lugar de vestigios de asentamientos prehispánicos que forma parte de una de las maravillas de Honduras. El lugar es uno de los destinos más visitados por los turistas.

Las familias de Catacamas se caracterizan por realizar comidas dependiendo la temporada, por ejemplo, durante la Semana Santa o el verano suelen preparar muchos platillos a base del pescado y para el Viernes Santo, las familias acostumbran a colocar en su mesa pescado frito, sopa de pescado, entre otros.

Además de lo anterior, también suelen preparar muy bien, alimentos como la tortilla de maíz, el tradicional nacatamal, los tamalitos de elote tierno y sus derivados, el pan de casa al horno, las rosquillas hechas de maíz y cuajada, pinol, chilate, arroz de maíz entre muchos otros.

Y si hay algo que se puede resaltar con mucho orgullo en cuanto a la gastronomía de los de Catacamas, es que el plato típico, los nacatamales y el tapado olanchano son sus platillos por excelencia.

La “Ciudad de las Flores” como le llamaba Froylán Turcios ha sido considerada desde siempre como uno de los municipios que más posee variedad turística, misma que va desde la actividad de sus montañas, las refrescantes aguas de sus ríos, las interesantes Cuevas de Talgua, su gastronomía y desde luego la calidez de su gente.

Por eso y mucho más, Catacamas fue declarado para el mes de octubre del 2019 como uno más de los Pueblos con Encanto, siendo el decimo quinto (15) municipio en obtener tal mención.

Vale la pena, lanzarse a descubrir todo lo bonito que ofrece el lindo pueblo de Catacamas, porque vale la pena recibir y descubrir todo eso cuando es acompañado del calor y calidad que solo su gente sabe dar.

¡Catacamas es la tierra que sabe a cariño y huele a coyol!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Entradas Relacionadas