Informe de John Biehl sobre el Diálogo Nacional

NOTA DE PRENSA

Al recibir informe de John Biehl sobre el Diálogo Nacional:
“En la unidad está la fuerza” para lograr los cambios en Honduras, dice el presidente Hernández

•    Señala que el proceso se resume “en una frase bien sencilla del pueblo hondureño: ‘Hablando se entiende la gente’”.
•    El gobernante destaca el apoyo incondicional que la OEA y la ONU le están brindando a Honduras.
•    Dice que las recomendaciones del facilitador de la OEA coinciden con tres puntos que él presentó para el Diálogo Nacional.
•    El mandatario está abierto a “contar con jueces y fiscales extranjeros de alta calidad profesional e idoneidad” para que apoyen la mejora del sistema judicial.

Tegucigalpa, 11 de septiembre. El presidente Juan Orlando Hernández dijo hoy, tras recibir de manos del facilitador de la Organización de Estados Americanos (OEA), John Biehl, el informe de las conversaciones que sostuvo con los diferentes sectores de la sociedad sobre el Diálogo Nacional, que en la unidad de todos los sectores está la fuerza necesaria para lograr los cambios que requiere Honduras.
En comparecencia de prensa en Casa Presidencial junto al facilitador, el gobernante apuntó que “con la participación del embajador John Biehl  y su equipo, también de Naciones Unidas, de los facilitadores hondureños y de la voluntad de cada uno en el diálogo, manda un mensaje claro y que se recoge en una frase bien sencilla del pueblo hondureño: ¨Hablando se entiende la gente¨”.
El titular del Ejecutivo resaltó que “en la unidad está la fuerza de la nación. Podemos tener diferentes opiniones sobre determinado tema, pero antes que todo somos hondureños y todos queremos que el país salga adelante”.
Aseguró que estos son momentos de grandes cambios en Honduras, que generan algún nivel de resistencia, incomodidades, pero –insistió- es la hora de Honduras y se tienen que tomar decisiones; no se puede permitir que el tiempo siga pasando.
El presidente Hernández recordó que al tomar posesión juró “hacer lo que tenga que hacer” para recuperar la paz y la tranquilidad del país, combatiendo el delito en todas sus formas.
Detalló que “iniciamos con el crimen organizado, que tenía tomada buena parte de las regiones de Honduras, que ha estado incrustado en las instituciones del país”.
Agregó que “lo hicimos arriesgándolo todo, porque sabíamos que era la ruta correcta. De igual manera enfrentando los homicidios, el narcotráfico, la corrupción, la extorsión, la evasión fiscal, el lavado de activos, entre otros temas”.
“Prometí además luchar a favor de la honestidad de los servidores públicos y por la transparencia, combatir la corrupción y la impunidad, cambiar la cultura de que aquí se vale todo, que aquí se puede hacer lo que se quiera”, recordó.
Por todo lo anterior, dijo que “esa cultura ha venido destruyendo la moral pública y privada y el alma de la nación, por eso –prosiguió- el día siguiente que fui juramentado para servirle al país desde esa posición, en este mismo salón (Morazán de Casa Presidencial) firmé con Transparencia Internacional un acuerdo único en el mundo, entre esa organización y un Gobierno, asumiendo compromisos de abrir esos espacios al público de traer mejores prácticas”.
Reconoció el mandatario que estas acciones han tenido su costo y dijo que lo acepta como tal.
“Tiene su costo, existen reacciones, porque los que antes hacían movidas y negocios turbios con el Estado, los que evadían impuestos, los que traficaban con personas, los que extorsionaban, los que traficaban con drogas, los que suplantaron la autoridad del Estado y los que vivían de hacer lo que se les ocurría sin que hubiesen consecuencias, obviamente han reaccionado en contra nuestra”, expuso.
El gobernante expresó que estas personas que se sienten afectadas con las decisiones del Gobierno están buscando desestabilizar las instituciones democráticas.
Dijo que hoy reconoce y respeta a los que legítimamente se han cansado de esperar y que son ciudadanos honestos que están exasperados  con la lentitud del aparato del sistema de justicia o por decisiones que a toda luz son contrarias a los intereses de la sociedad hondureña.

Sin embargo, anunció que “así como hemos sido enérgicos y decididos contra el crimen organizado y la delincuencia común, así hay buenos magistrados, buenos jueces, fiscales, Ministerio Público, del Poder Legislativo, de operadores de justicia, que quieren que el país salga adelante”.
El dignatario considera que “hemos sido exitosos en la lucha contra el crimen organizado y de todas las formas de delito”.
“Así como hemos sido exitosos en esa línea, podemos serlo en la línea enfrentando la impunidad y la corrupción. Debemos tomar medidas inmediatas para robustecer el funcionamiento de la justicia, tanto en las capacidades técnicas de la Policía Nacional como la capacidad de la persecución penal del Ministerio Público”, acotó.
Señaló que es  necesaria la impartición de justicia oportuna y expedita por parte de los tribunales y la efectiva cooperación interinstitucional.
“Debemos admitir que no tendremos una persecución penal efectiva, mientras los fiscales no cuenten con mayores y mejores recursos humanos, materiales y técnicos para investigar a fondo, evaluar y construir científicamente los elementos de prueba”, subrayó.
El presidente Hernández considera que un sistema judicial que tarde cinco, seis, nueve años o más sin concluir los procesos iniciados, no imparte justicia oportunamente, “porque todos sabemos que justicia tardía, no es justicia”.
“Igualmente, creo que este gran emprendimiento nacional y auténticamente hondureño necesita del apoyo de nuestros amigos de la comunidad internacional, de los países que han demostrado su profunda solidaridad con el pueblo de Honduras y los organismos regionales e internacionales que tanto nos han apoyado en nuestros esfuerzos de desarrollo”, arguyó.
Apoyo incondicional
Hernández dijo que “desde un inicio pensé que la Secretaría General de la OEA y la Organización de las Naciones Unidas serían los apoyos internacionales idóneos para lograr los mejores resultados del diálogo social que convoqué en el mes de junio, ya que con su experiencia sabrían sumar para Honduras”.
El titular del Ejecutivo apuntó que su deseo es lograr que juntos todos los hondureños alcancen una Patria diferente, donde pueda cambiar la situación de la pobreza insostenible, cambiar para acercarnos a la igualdad de oportunidades para el desarrollo de las familias que viven en la Honduras olvidada.
Indicó que “para esta tarea tan ambiciosa se requiere antes que nada robustecer nuestra democracia, para que en definitiva la confianza entre gobernantes y gobernados se afiance cada vez más”.
Agregó que “logrando esa unidad, las grandes tareas que nos esperan las cumpliremos. Debemos entender todos que el diálogo es una de las herramientas más poderosas de la democracia para combatir los serios problemas que afectan las naciones”.
“De hecho, en estos diálogos en los que participé antes de que viniera el embajador John Biehl del Río, y el equipo que le apoya, me senté con alrededor de sesenta grupos de compatriotas y nos hicieron comprender a todos que nuestras preocupaciones son muy amplias y diversas”, expresó.
Apuntó que no sólo se trata de la corrupción e impunidad, sino también de los problemas de falta de oportunidades, inseguridad, pobreza, exclusión.
“Con lo anterior señalado, se confirma de manera amplia por la misión exploratoria de la ONU que constató un deseo generalizado de combatir la impunidad y la corrupción”, indicó.
El presidente Hernández señaló que no hay duda que las misiones de la OEA y la ONU contribuyeron a fortalecer el ánimo del diálogo y consenso de los distintos sectores de la sociedad hondureña, ya que los organismos internacionales no están en competencia, sino que al servicio del país.
El mandatario explicó que “el embajador Biehl me informó de los resultados de las rondas de trabajo y que la prioridad para casi la totalidad de los sectores nacionales son la lucha contra la corrupción y la impunidad”.
Agregó que “esta información me confirmó que, así como hemos combatido el narcotráfico, la delincuencia común, las extorsiones, las maras, la corrupción en los sectores de salud, Seguro Social, aduanas, migración, Instituto de la Propiedad, educación, así debemos fortalecer la lucha contra la impunidad y la corrupción donde se encuentre”.
Propuestas
El presidente Hernández dijo además que “el representante personal del secretario general de la OEA me ha presentado una propuesta de líneas estratégicas para el combate de la impunidad y la corrupción, las cuales ha diseñado en base a las conversaciones que sostuvo con todos los sectores de la sociedad hondureña”.
Detalló el mandatario que, “según lo sugerido, estas líneas pueden ser mejoradas para no excluir punto alguno de nuestros deseos por una Honduras diferente, para que siempre salgamos adelante en esta materia tan delicada”.
“Estas líneas estratégicas sugieren que debemos abordar de manera integral la reforma de nuestro sistema de justicia para asegurar su fortalecimiento, su independencia completa, su transparencia y su competencia profesional sin tacha”, expresó.
Dijo que “las recomendaciones del embajador Biehl incluyen hacer un llamamiento a la OEA para que asista a Honduras en esa reforma del aparato de justicia de nuestro país y que a tal efecto se cuente con el concurso del Centro de Estudio Judiciales de América (CEJA) y con el apoyo de la Secretaría de Asuntos Políticos, la Secretaría de Seguridad Multidimensional y la Secretaría de Asuntos Jurídicos”.
Detalló que “el embajador Biehl personalmente hizo consultas con el señor Juan Arellano, director de CEJA, instituto que ha tenido una participación destacada en la presentación de opciones realistas y sustentables y perfeccionables para Honduras”.
Prosiguió que “el representante del secretario general también me informó que el CEJA ha manifestado de manera efusiva su deseo de colaborar una vez más con Honduras”.
Apuntó el mandatario que ha girado instrucciones al canciller de la República, Arturo Corrales, para que una vez que la propuesta se discuta el fin de semana en el seno del Consejo de Defensa y Seguridad, y también se converse con los facilitadores nacionales, le haga una visita al secretario de la OEA, Luis Almagro, junto con el embajador John Biehl, y le entregue la carta donde se plasmará el sentir y pensar del Consejo Nacional de Defensa y Seguridad.
Dijo que la reunión ya está agendada para el próximo lunes, en Washington, Estados Unidos, a las 9:30, en la sede de la OEA, porque –advirtió- no tenemos tiempo, tenemos que avanzar pronto.
Tres puntos a tomar en cuenta
El mandatario también resaltó que “esta propuesta presentada por el señor Biehl tiene una amplia coincidencia con los puntos uno, dos y cuatro del mensaje que6 di al pueblo hondureño el pasado 23 de junio”.
Indicó que uno de los puntos establece “crear la unidad de supervisión y apoyo al Ministerio Público contra la corrupción e impunidad integrada por fiscales hondureños e internacionales de reconocido prestigio y comprobada experiencia para el acompañamiento técnico y científico”.
“También en el punto dos, una unidad de supervisión y apoyo al Consejo de la Judicatura y la inspectoría de tribunales contra la corrupción y la impunidad, integrada por juristas hondureños y jueces internacionales de reconocido prestigio y comprobada experiencia para el acompañamiento técnico y científico”, acotó.
Además, “el punto cuatro, un observatorio al sistema de justicia integrado por organizaciones académicas y de la sociedad civil que se guíe por una matriz de evaluación permanente del sistema”.
“Hablo categóricamente de contar con jueces y fiscales extranjeros de alta calidad profesional e idoneidad. Siempre he pensado, y así espero que sea, que estos profesionales extranjeros sean escogidos con absoluta independencia e informen de sus trabajos y recomendaciones directamente a la Secretaría General de la OEA, que hará los informe respectivos al Poder Judicial por medio del Consejo de la Judicatura, a la Inspectoría de Tribunales, al Ministerio Público y a la Presidencia de la República”, planteó.
Señaló que, “asimismo, para garantizar esa independencia, los mismos no deberán estar atados al financiamiento al Gobierno de Honduras. Estas condiciones garantizarían  la confianza y la objetividad en el ejercicio de las funciones que se encomendarían por la Secretaría General de la OEA en base a un programa de trabajo que se establezca cuando se realice la primera visita de los funcionarios de CEJA, de la Secretaría de Asuntos Políticos, Seguridad Multidimensional y Asuntos Jurídicos”.
Indicó que “este programa de trabajo definirá la visión y apoyo de los operadores de justicia en base a los diagnósticos que sean necesarios al sistema de seguridad y justicia”.
“Además, la elaboración de un plan de acción para la reforma a fondo de todo el sector y la creación  de un sistema de monitoreo y evaluación del progreso alcanzado”, dijo.
Para concluir, el presidente Hernández reafirmó que el diálogo siempre estará abierto, para seguir  perfeccionando el tema y discutir nuevas prioridades que se tienen que abordar y superar con el concurso de todos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>